Un cliente de mensajería que no depende de servidores centralizados, usa la red Tor para ofrecer comunicaciones cifradas de extremo a extremo y es de código abierto. 

Suena bien, ¿verdad?