Podemos entrar, leer un mensaje, no responder y no pasa nada. Nadie puede ofenderse porque hayamos dejado su mensaje en leído.