No, el informe no recoge que sea necesario usar una capucha para ser reconocido como cibercriminal.