Los dispositivos médicos conectados requieren de una protección y regulación adecuadas. Los atacantes pueden matar a las personas o robar datos personales.