El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) es la normativa europea que todas las organizaciones y autoridades que trabajen con datos personales de residentes europeos tienen que seguir desde el pasado 25 de mayo.

Los virus informáticos no discriminan y, por lo que parece, le han cogido cierto «cariño» a los hospitales y centros de salud.