Las nuevas tecnologías lo inundan todo y cada vez alcanzan cotas más altas. En este caso, un sacerdote ha tenido la «curiosa» idea de utilizar la plataforma de conversaciones anónimas Snapchat como un confesionario virtual, utilizando la app para la absolución de aquellos que tienen cargo de conciencia..