Nace de la unión de las palabras en inglés ‘vampire’ (vampiro, ese ser fantástico de colmillos largos conocido por su afición a salir de noche) y ‘texting’ (acción de enviar mensajes de texto a través de aparatos electrónicos).

Concebidos inicialmente para usos militares, estos vehículos aéreos no tripulados han cobrado relevancia con sus usos comerciales, desde cartografía, video, fotografía, hasta monitoreo de cultivos y protección.

Las nuevas tecnologías lo inundan todo y cada vez alcanzan cotas más altas. En este caso, un sacerdote ha tenido la «curiosa» idea de utilizar la plataforma de conversaciones anónimas Snapchat como un confesionario virtual, utilizando la app para la absolución de aquellos que tienen cargo de conciencia..