Actualmente, encontramos numerosas aplicaciones de mensajería para móviles y escritorios que se definen a si mismas como «las más seguras» pero suelen presentar lagunas cuando de anonimizar la verdadera identidad de sus usuarios se trata.

De hecho, hay muy pocas aplicaciones de mensajería que pongan fin al problema de los metadatos. Hoy os traemos una de ellas.