¿Hay algo más aburrido que una política de privacidad?

Espera, ¿cuántas te has leído?