Cualquier niño, en cualquier parte del mundo, debería tener la oportunidad de aprender a programar, sin importar nada más que sus ganas de aprender.