Los cibercriminales se aprovecharon de las vulnerabilidades no parcheadas de SaltStack para abrir una brecha en seis servidores Cisco.