Hay que reconocer que los ciberdelincuentes hacen bien su trabajo. Usan técnicas que están en continua evolución con la finalidad de infiltrarse en nuestros ordenadores y en nuestras carteras.