Su propósito no es bloquear anuncios, si no prevenir invasiones a la privacidad de las personas sin consentimiento, porque consideran que son inaceptables.