Uno de los arrestados aprovechaba su trabajo en una tienda de reparación de smartphones para acceder a los datos sensibles de los terminales.