Al igual que sucediese en la Unión Europea, los rusos quieren que el «derecho al olvido» pueda aplicarse en su territorio. Por ello, se encuentran desarrollando una ley que obligará a los motores de búsqueda a eliminar los enlaces a información y contenidos en base a las peticiones de los usuarios.