Cyber Guias

Entre 1.000 y 3.000 dólares, el suelo medio de un ciberdelincuente.

La mayoría de los delincuentes trabaja a tiempo parcial, y para algunos de ellos el cibercrimen es un negocio familiar. Son individuos sin antecedentes penales, sin vínculos con el crimen organizado y con trabajos estables.

El director de advanced collection Andrei Barysevich de la firma de Recorded Future se ha pasado años recopilando información sobre el cibercrimen y, los datos de su último informe provienen de una encuesta realizada a una comunidad clandestina cerrada.

Esta encuesta comenzó cuando Andrei se encontraba investigando actividades realizadas por cibercriminales en encuentros que solo se puede acceder con invitación.

Tal y como reconoce, su trabajo consiste en infiltrarse entre los ciberdelincuentes y hablar con ellos. Estos a su vez, suelen compartir detalles bastante íntimos, cómo en que ciudad están, si tienen familia y muchas cosas extrañas.

El grupo demográfico más grande está compuesto por individuos sin antecedentes penales, sin vínculos con el crimen organizado y con trabajos estables. Muchos de ellos entraron en la ciberdelincuencia cuando estaban en la Universidad, y después han continuado dentro.

La mayoría de los delincuentes trabaja a tiempo parcial, y para algunos de ellos el cibercrimen es un negocio familiar

Tal y como recoge el informe, la mayor parte de los cibercriminales ganan 1.000 y 3.000 dólares al mes. No obstante, el 20% percibe 20.000 dólares o más mensuales. Barysevich afirma haber visto a cibercriminales que han ganado entre 50.000 y 200.000 dólares al mes. Además, hay que tener en cuenta que cuando hablamos de estas cifras hablamos de puro beneficio, ya que no hay que descontarle nada.

Para Andrei Barysevich los más peligrosos son los sindicatos criminales del cibercrimen:

cyber-criminal-profiling-1

“Ellos son profesionales, en la vida real y en el cibercrimen. Planean sus operaciones con mucho cuidado, tienen a gente de confianza en el equipo de diferentes profesiones, por lo que cuentan con abogados y expolicías. También tienen falsificadores profesionales y promotores inmobiliarios. Es decir, se parecen al crimen organizado tradicional que conocemos aunque este opera únicamente en Internet”, concluye Andrei Barysevich

Fuente | CSOnline

Deja un comentario