No te lleva más que un par de segundos, ya que la cámara del móvil está bien a mano y el propio teléfono tiene conexión a internet. ¡Enhorabuena, acabas de hacer sexting!

Puede que la palabra en inglés no te suene de nada, pero es muy probable que hayas visto casos en Internet y en los telediarios.

El acusado consiguió que la mujer, a la que conoció a través de una página de contactos de internet, le entregase 127.000 euros

La Audiencia Provincial de Madrid desconfía de la “simplista hipótesis exculpatoria del acusado” y le absuelve “aunque sea a costa de asumir el riesgo de impunidad de infracciones muy graves” en virtud de la presunción de inocencia

La Sala Segunda del Tribunal Supremo señala que la víctima se ve compelida a realizar un acto no querido por el temor a la propagación de las imágenes

Intercambiaban todo tipo de contenidos relacionados con la explotación sexual infantil a través de archivos multimedia y enlaces de descarga al servicio en la nube que los albergaba

Los mensajes en la red social publicados por el acusado -de 25 años-, son ejemplo del discurso del odio que incita a la violencia.

La condenada escribió en marzo de 2015 un comentario en la red social en el que decía que su excónyuge era un “hipócrita” y que “mientras el niño estaba en el hospital ingresado, él se estaba acostando con otra mujer”

La conducta para ser delito debe tener vocación de prolongarse el tiempo suficiente para provocar la alteración de la vida cotidiana de la víctima.

Simulaba ser un adolescente en las redes sociales y pedía imágenes sexuales como parte de un intercambio, con la promesa de enviar luego fotografías de la supuesta menor bajo la que se ocultaba.

En los comentarios publicados en la red social decía, entre otras cosas, que «53 asesinadas por violencia de género machista en lo que va de año, pocas me parece con la de putas que hay sueltas» o «ya tengo los explosivos preparados para liarla en Sol, Feliz Año, Alá es grande».

La Sala entiende que los comentarios realizados en la red social twitter encajan dentro del humor macabro, pero no son delito.

El conocido como «Rey del Spam», ha sido condenado por este mismo motivo a dos años y medio de cárcel y a pagar una multa de 310.000 dólares, ya que hizo caso omiso de la orden judicial que le impedía ingresar en la red social.

Aunque tomemos mil precauciones, puede que ni de esta forma nos libremos de que nuestro hijo sufra este delito.

Por ello, tenemos que saber como reaccionar.

El cibercrimen ha pasado de ser una actividad practicamente de artesanos informáticos a estar al alcance de todos. Estos amateurs lo que hacen es bajarse de internet kits completos para hacer phishing.

Todos conocemos esa sensación de desesperación que puede llegar a provocarte tu ordenador cuando no funciona de manera correcta… Esto es lo que le venia sucediendo a Lucas Hinch, un estadounidense de 37 años, propietario de un Dell XPS 410 el cual, venía dandole fallos desde hacia tiempo. Por ello, harto de esta situciación se desplazo con él hasta un callejon cercano y le disparó ocho veces.