El Juzgado de lo Penal número 1 de Pamplona ha suspendido la condena a condición de que el inculpado no delinca en dos años.

Esta identidad virtual recreaba la apariencia de una niña filipina de 10 años.