El 30 de abril Maze Ransomware revelaba que había atacado en dos ocasiones al Banco de Costa Rica y tras la última, en febrero de 2020, consideraban que el «rescate» a pagar era una recompensa por identificar los problemas en el sistema de seguridad del banco, que podrían haber tenido consecuencias devastadoras.

Como el Banco de Costa Rica no atendía a sus demandas y negaba el ataque, el 5 de mayo publicaron la estructura de la red del Banco como prueba de su ataque después de que el banco negara la brecha en sus sistemas.

Como han seguido ignorando los requerimientos del grupo Maze Ransomware, estos publicaron anoche, 21 de mayo, un archivo CSV de 2 GB que contiene detalles de varias tarjetas de crédito o débito Mastercard y Visa. En su comunicado, además, amenazan al Banco de Costa Rica de que estas publicaciones se darán semanalmente hasta que atiendan sus demandas.

El Equipo de Investigación Cyble ha verificado esta fuga de datos.

___________________________________

Recordaros que podéis seguirnos en nuestro Twitter, Instagram y Telegram.

Si te gusta la labor que realizamos a diario…

AUTOR