¿El motivo? La desacertada publicidad de ‘Fe de Etarras’ que la plataforma ha colgado en San Sebastián.

Como medida de precaución, Netflix ha pedido a los usuarios cambiar urgentemente sus contraseñas tras los hackeos a distintas plataformas.