La mafia piratea los archivos de la fiscalía.

MafiaLa Fiscalía Anticorrupción lleva más de un año sufriendo ataques informáticos encaminados a espiar el contenido de sus principales investigaciones sobre el crimen organizado. Los principales objetivos han sido hasta el momento fiscales tanto de Madrid como de Barcelona especializados en perseguir a las grandes organizaciones criminales internacionales que operan en nuestro país.

Tras poner en conocimiento de sus superiores en el Ministerio Público la pérdida continuada de información y el reiterado acceso a sus ordenadores personales, la Brigada de Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional ya ha certificado que, en al menos uno de los casos denunciados, se produjeron entradas ilegales desde un servidor ruso. Así ocurrió, por ejemplo, en septiembre de 2013 en la cuenta personal de Yahoo del fiscal Anticorrupción de Barcelona, Fernando Bermejo.

La operación, que se desarrolló en Mallorca pocos meses después, se saldó con la detención del empresario Alexander Ivanovich Romanov, considerado uno de los principales dirigentes de la Taganskaya y hombre de la total confianza de Alexander Torshin, vicepresidente primero del Senado ruso. El detenido blanqueó en la isla, junto a su esposa, Natalia Vinogradova, fondos procedentes de la extorsión de empresarios rusos mediante la adquisición de un hotel en la zona de Peguera: el establecimiento Mar i pins.

No obstante, los ataques informáticos han afectado también a otros sumarios en marcha como el denominado caso Emperador, contra la mafia china; el que investiga la implantación de la Camorra napolitana en España; o incluso a las pesquisas en las que se examina la documentación bancaria aportada por Hervé Falciani, ex empleado del HSBC suizo, con la intención de destapar la identidad de los evasores españoles en el país helvético.

Uno de los primeros fiscales en denunciar estos hechos fue precisamente el fiscal Anticorrupción de Barcelona, que comunicó por escrito al fiscal jefe Antonio Salinas que el 10 de septiembre de 2013 había detectado un extraño acceso en su cuenta particular de correo electrónico. Bermejo informó a Salinas de que había recibido de golpe «21 mensajes de un correo internacional denominado Mailer Daemon» y, acto seguido, una alerta de seguridad con el siguiente contenido: «Al parecer, se ha accedido a su cuenta de Yahoo desde un dispositivo desconocido desde Rusia».

Bermejo subrayó entonces a su jefe que se encontraba «incurso en diversas investigaciones que afectan a organizaciones criminales de carácter transnacional, esencialmente compuestas por personas de nacionalidad rusa, georgiana, uzbeca y armenia». Y le recordó además a su superior «el antecedente de que a otro fiscal integrado en la misma Fiscalía Especial le desaparecieron archivos que afectaban a causas que se están investigando».

Tras la denuncia de Bermejo, el Ministerio Público remitió los hechos al Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona, que acaba de recibir el primer gran hallazgo de la investigación. Tras examinar el ordenador del fiscal Bermejo, los peritos informáticos judiciales, adscritos a la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía, han podido determinar que, efectivamente, se accedió al correo electrónico personal del fiscal Bermejo desde un servidor informático radicado en Rusia y han conseguido identificar todos los datos vinculados al mismo. Por este motivo, en estos momentos se estudia el próximo envío de una comisión rogatoria a Rusia para determinar la autoría del espionaje.

De manera paralela al ataque sufrido por Bermejo, el departamento dirigido por dos de los fiscales especializados en Crimen Organizado de la Fiscalía Anticorrupción de Madrid, José Grinda y Juan José Rosa, sufrió también accesos y pérdida de información. Según aseguran a EL MUNDO fuentes próximas al Ministerio Público, desaparecieron por completo del ordenador de uno de ellos carpetas enteras vinculadas con las pesquisas en marcha contra la Camorra y la mafia china presuntamente dirigida por Gao Ping, sin que se haya podido determinar todavía la causa exacta de su pérdida.

Sin embargo, los problemas informáticos se han extendido durante las últimas semanas al resto de fiscales Anticorrupción. Tal y como precisan las mismas fuentes, se ha descubierto un acceso reciente al servidor general de la Fiscalía en Madrid, volatilizándose buena parte de sus archivos. «Algunos de los fiscales que no hacían copias de seguridad en discos duros externos han perdido su trabajo de meses», indican desde Anticorrupción. «Los informáticos de la Fiscalía han examinado lo ocurrido y sólo han podido acreditar que la información se ha perdido a través de una dirección de IP que ha hecho un efecto de agujero negro. Pero no se sabe todavía nada más». «Se está investigando el origen del problema, pero lo que está ya claro es que la información es irrecuperable».

Noticia publicada originalmente en El Mundo.