Las malas noticias siguen llegando para Kaspersky ya que, desde Estrasburgo, han aprobado  una moción (A8-0189/2018, en francés) que podría prohibir sus productos en las instituciones de la Unión Europea.

El documento aprobado el miércoles, 13 de junio, por 476 votos a favor y 151 en contra con 36 abstenciones, se refiere principalmente a la ciberdefensa, afirmando que “la UE y los Estados miembros se enfrentan a una amenaza sin precedentes en forma de ciberataques motivados políticamente y subvencionados por los estados”.

En el apartado dedicado a las asociaciones público-privadas, el punto 76, la moción aprobada en sesión plenaria del Parlamento Europeo pide a la Unión Europea lo siguiente:

“Pide a la Unión que lleve a cabo una revisión exhaustiva de los programas, los equipos y las infraestructuras informáticas y de comunicaciones que se utilizan en las instituciones, a fin de excluir programas y dispositivos potencialmente peligrosos y prohibir aquellos que hayan sido confirmados como malintencionados, como los de Kaspersky Lab“.

La moción sigue el ejemplo del gobierno holandés, que el mes pasado anunció planes para eliminar gradualmente el uso de los productos del proveedor ruso de antivirus a pesar de la iniciativa de transparencia prometida por Kaspersky.

El Reino Unido y los Estados Unidos ya han tomado medidas para retirar a Kaspersky de los departamentos gubernamentales por sospechas de participación del Estado ruso en el software, algo que la propia compañia se ha esforzado en negar.

Desde Europa se exige una revisión de todos los equipos que puedan estar utilizando los productos de Kaspersky – no sólo las instalaciones de escritorio o servidor – y lleva las cosas un paso más allá al declarar sin ambigüedades que el software ha sido “confirmado como malicioso”.

La respuesta de Eugene Kaspersky a estas acusaciones no se ha hecho esperar, vía The Register:

Esta decisión del Parlamento Europeo acoge con satisfacción la ciberdelincuencia en Europa. No deseo hacer nada para seguir fomentando la balcanización de Internet, pero creo que la decisión que se ha tomado en Europa no me deja otra opción que tomar medidas definitivas. Kaspersky Lab sólo ha intentado librar al mundo de la ciberdelincuencia. Hemos demostrado una y otra vez que revelamos amenazas cibernéticas independientemente de su origen y autor, incluso en nuestro propio perjuicio. Se trata de un revés para la lucha contra la ciberdelincuencia, pero no nos desanimamos en nuestra misión: salvar al mundo de la ciberdelincuencia.

Además, ha anunciado que interrumpe temporalmente su cooperación con Europol y  su iniciativa #NoMoreRansom tras lo votado por la cámara.