Cientos de operaciones canceladas tras un ataque con malware.

El malware no distingue entre ordenadores personales u ordenadores que controlan la terapia de los pacientes de un hospital y esto puede resultar mortal.

Durante este 2016, los ciberataques contra los hospitales se han puesto en boga con el grave problema de que no sólo se amenaza la información personal que contienen sobre los pacientes, sino la vida de los mismos.

En el último incidente, cientos de operaciones planificadas, citas ambulatorias y procedimientos de diagnóstico han sido cancelados en varios hospitales de Lincolnshire, Inglaterra, después de que un virus informático comprometiera la red del Servicio Nacional de Salud (NHS) el domingo.

Los primeros en reconocerlo fueron el Northern Lincolnshire y Goole NHS Foundation Trust (NLAG) que anunciaron que sus sistemas en Scunthorpe y Grimsby estaban infectados con un virus el 30 de octubre.

Esta infección ha sido la que ha desencadenado todo el suceso posterior ya que con el fin de “aislar y destruir” el virus, cerraron todos los sistemas principales dentro de su red.

 Hemos tomado la decisión, siguiendo los consejos de los expertos, de cerrar la mayoría de nuestros sistemas para poder aislar y destruir el virus“, escribió el NHS en su sitio web. Todas las operaciones planeadas, citas ambulatorias y procedimientos de diagnóstico se han cancelado para el miércoles, 2 de noviembre con un pequeño número de excepciones“.

Estas excepciones eran los pacientes con traumatismos graves, operaciones de extrema urgencia y mujeres en avanzado periodo de gestación, los cuales fueron enviados a hospitales vecinos.

screenhunter_62-nov-04-19-04

Aunque la mayoría de los sistemas ya han vuelto a su funcionamiento normal, el NHS no ha proporcionado ninguna información específica sobre el tipo de virus o malware que era o la forma mediante la cual logró vulnerar la seguridad de los hospitales.

Este incidente se ha producido después tanto Estados Unidos como Canadá emitiese una alerta cibernética conjunta, advirtiendo a los hospitales y organizaciones similares sobre una oleada de ataques de ransomware.

De momento, ha quedado claro que las predicciones de los expertos en seguridad se han cumplido, los hospitales y centros de salud se han convertido en el objetivo de los ciberdelincuentes en este 2016.